Cómo Aflojar Tuercas y Tornillos Oxidados: Trucos y Consejos

Tiempo de lectura: 3 minutos

Cómo Aflojar Tuercas y Tornillos Oxidados: Trucos y Consejos Efectivos

En el ámbito profesional, la tarea de aflojar tuercas y tornillos oxidados se convierte en un desafío común. La corrosión, producto de la exposición al oxígeno y la humedad, es un fenómeno que afecta a componentes metálicos con regularidad. En este artículo, no solo te enseñaremos cómo aflojar tuercas y tornillos oxidados de manera efectiva, sino que también profundizaremos en la raíz del problema, permitiéndote prevenirlo en el futuro.

Herramientas adecuadas para el trabajo

Es de vital importancia contar con las herramientas y productos adecuados para llevar a cabo el  aflojamiento de tuercas y tornillos oxidados. Dado que estas tareas suelen requerir un esfuerzo adicional, la elección de las herramientas adecuadas es esencial. A continuación, te presentamos una lista de herramientas y productos que te serán de gran utilidad:

  • Llave inglesa o llave de tubo: Elije una que se ajuste perfectamente al tamaño de la tuerca o el tornillo.
  • Aceite penetrante: Un buen lubricante penetra la oxidación y facilita el aflojamiento.
  • Destornillador de impacto: Una herramienta eléctrica que aplica fuerza rotativa para aflojar tornillos resistentes.
  • Lima o papel de lija: Para eliminar la capa superficial de óxido.

5 consejos para aflojar las tuercas y tornillos oxidados

1. Aplicar un lubricante penetrante

Antes de intentar aflojar una tuerca o tornillo oxidado, aplica un lubricante penetrante. Rocía generosamente la zona afectada y déjalo actuar durante al menos 15-20 minutos. Este proceso aflojará la corrosión y facilitará el giro para la extracción de la tuerca.

El uso de nuestro lubricante ENERGY FIVE garantiza que el proceso de aflojamiento de tuercas y tornillos oxidados sea más eficiente y efectivo, lo que permite ahorrar tiempo y recursos. Este producto  es el aliado perfecto para los materiales que presentan una alta oxidación.  Gracias a su composición especial de aceites e hidrocarburos, forma una película delgada que lubrica toda la zona y además es resistente en el tiempo y a la intemperie. Disuelve y limpia todo tipo de suciedad, desde grasa seca hasta lodos.

2. Golpes suaves

En algunos casos, un golpe suave con un martillo en la dirección de aflojamiento puede ayudar a romper la corrosión. Esto debe hacerse con cuidado para no dañar la rosca, pero a menudo es efectivo.

3. Calor

El calor puede ser un aliado poderoso. Usa un soplete para calentar la tuerca o el tornillo durante unos minutos. La expansión térmica puede romper el óxido, facilitando su aflojamiento. Es importante asegurarse  de tomar las precauciones necesarias para evitar lesiones y proteger las superficies circundantes.

4. Usa una llave de impacto o una llave inglesa de tubo más larga

Si la tuerca o el tornillo sigue resistiéndose, considera usar una llave de impacto o una llave inglesa de tubo más larga. Estas herramientas proporcionan más torque y te ayudarán a aflojar las piezas más obstinadas.

5. Elimina la oxidación

Después de aflojar la tuerca o el tornillo, es fundamental eliminar la oxidación restante. Utiliza una lima o papel de lija para pulir la superficie y aplica una capa de lubricante penetrante o anticorrosivo para evitar futuras oxidaciones.

La corrosión, además de debilitar las piezas expuestas a ella, introduce un riesgo adicional que no se debe subestimar. Aunque las piezas afectadas puedan parecer más frágiles debido a la oxidación, la realidad es que la corrosión endurece ciertas áreas de su estructura, lo que puede resultar en arañazos o cortes peligrosos al manipularlas. Pero el peligro no se detiene ahí. La exposición a piezas oxidadas aumenta el riesgo de contraer la enfermedad del tétanos, una condición potencialmente mortal, para evitar este tipo de lesiones debemos protegernos previamente mediante el uso de Epis.

datacollubricanteóxidotornillosTuercas

Artículos recientes: